Trucos para que tu perro no mee en casa

Siempre resulta de suma importancia conocer la mejor manera de enseñar a un perro a “ir al baño”, bien sea un cachorro o un perro adulto, ya que las instrucciones que se deben seguir serán bastante similares:

Se trata de un clásico el hecho de que los perros se hagan pis en casa, sobre todo si se tiene un cachorro.

Es normal que un perro haga eso hasta los 6-7 meses, aunque es posible adelantar el proceso siguiendo pautas o trucos para que no mee en la casa, concretamente con una herramienta que a continuación se recomienda..

Convivir con un perro que apenas aprende a orinar o defecar fuera de casa quizás se convierta en un martirio. Sin embargo, numerosos propietarios se ven de frente día a día con esta situación. 

Trucos para que tu perro no mee en casa

Si lo que buscamos es enseñar a un perro a hacer sus necesidades fuera de la casa, o en un lugar concreto, debemos tener muy claros los siguientes aspectos: Supervisión, anticipación, y refuerzo positivo (premio). Realmente la estrategia es bastante sencilla ya que se trata de: 

  • Evitar a toda costa que el perro “se equivoque” y se orinen o defequen donde no es. 
  • Incrementar las oportunidades de que el animal “acierte” y haga sus necesidades en el lugar adecuado.
  • Premiar con efusividad cuando el perro lo hace bien.

Supervisión

Lo importante en relación a esta tarea en concreto es contar con mucha paciencia y perseverancia. En medio de todo el proceso de aprendizaje, se debe estar muy atento al perro y supervisar su comportamiento a fin de intuir y anticipar el momento de las ganas de orinar o defecar.

La supervisión se trata de la primera instrucción a seguir. Es imposible enseñar a un perro a hacer sus necesidades en la calle o en el jardín si no estamos con él cuando lo hace. 

Anticipación

En líneas generales, los perros presentan cierta rutina al momento de hacer sus necesidades. Dichos momentos suelen ser bastante propicios para que un perro tenga ganas de orinar o defecar:

  • Después de comer
  • Después de dormir toda la noche
  • Después de jugar

El objetivo principal es mantenerse muy atento durante todo el proceso de aprendizaje para poder sacar al perro a la calle, al jardín o llevarlo a la zona que está destinada como “baño”, de inmediato luego de dormir, comer o una sesión de juego activo. 

El objetivo es intentar que el perro se equivoque y orinen o defequen donde no le corresponde el menor número de veces que sea posible. Se debe lograr que casi siempre acierte porque, cuando lo haga y reciba un premio ya que eso reforzará la conducta y favorecerá su aprendizaje..

Refuerzo positivo (premio)

Si el perro recibe un premio en cada oportunidad que hace sus necesidades donde se le solicita, rápidamente aprenderá que es más beneficioso hacerlas allí que en otro lugar. De manera que, el refuerzo positivo resulta un método bastante eficaz. 

Los premios que se utilizan pueden ser desde golosinas para perros, hasta pedacitos de determinado alimento que sea de su agrado o caricias y palabras que sean cariñosas.

Se debe escoger el tipo de refuerzo que más le motiva. Algunos prefieren un premio comestible, en el caso de otros se mostraron encantados con simplemente propiciar un momento de mimos.

Enseñar a un perro si es cachorro

Si se trata de un cachorro, no se debe ser demasiado exigente ya que no se les puede exigir un control voluntario de los esfínteres hasta que el perro ha llegado, al menos, a los seis meses.

Tampoco resulta conveniente que se inicie el proceso de aprendizaje antes de que tenga las 8 semanas debido a que el cachorro no se encuentra preparado para asimilar lo que se le está solicitando. 

Así mismo, y para asegurarse de que no se le está exigiendo que aguante sin ir al baño más rato del que es capaz, se debe tener clara la siguiente regla: Un cachorro suele ser capaz de aguantar un número de horas igual a los meses que tiene, más una. 

Es decir, si tiene 4 meses, no puede aguantar más de 5 horas (4 + 1). Estos son aspectos importantes que se deben tomar en consideración para saber cómo enseñar a un perro a ir al baño si es un cachorrito.

Trucos para que tu perro no mee en casa

Otras cosas importantes 

Si se desea enseñar a un perro a hacer sus necesidades en la calle, se debe tener  la responsabilidad de proporcionarle el suficiente número de salidas para que pueda evacuar cuando sea necesario.

Resulta imprescindible que se mantenga una rutina mínima de salidas, así el animal puede prever que podrá orinar o defecar. No es posible enseñar a un perro a evacuar en la calle si un día se saca y otro no. Además, es recomendable mantener horarios estables para que el can pueda prever cuándo tendrá acceso a su “baño”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

RAZAS MÁS BUSCADAS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

QUIZÁS TE INTERESE...