Flatulencia en perros

La flatulencia en los perros es un síntoma que tienen los perros de todas las razas y edades. Los gases no solo son un problema para los animales, también pueden ser una gran molestia para los propietarios.

En este artículo encontrará todo lo que necesita saber sobre este tema. Además, damos consejos para evitar que a tu perro se le produzcan gases.

¿Es peligrosa la flatulencia en los perros?

En la gran mayoría de los casos, los gases son principalmente una molestia. Sin embargo, de acuerdo con las molestias que los gases le causan a tu mascota, no debes ignorar esta situación. Además, en algunos casos, la flatulencia es un síntoma de una enfermedad más grave.

¿Qué causa los gases en los perros?

Aunque algunas enfermedades e intoxicaciones agudas pueden provocar la aparición de gases, la mayoría de las veces el problema es con la comida.

Es decir, los perros que comen alimentos difíciles de digerir suelen presentar flatulencias. Entre los alimentos que causan gases se encuentran las legumbres, como los guisantes o frijoles, las frutas verdes y los alimentos con alto contenido de azúcar.

Además, los gases también son comunes en los perros que comen en un abrir y cerrar de ojos o cuando ha habido un cambio repentino en la alimentación.

También puede darse el caso de que el perro sea alérgico a algunos de los ingredientes del alimento, como las proteínas de las aves de corral.

Por último, si aún padece intolerancia alimentaria, por ejemplo al gluten, los piensos con un alto porcentaje de cereales pueden provocar flatulencias.

También existen algunas enfermedades del tracto intestinal que provocan la aparición de gases. Por ejemplo, las infecciones causadas por parásitos internos, las bacterias o los virus pueden causar alteraciones en el tracto intestinal que provocan gases.

Además, las enfermedades crónicas, como el síndrome del intestino irritable, provocan gases y otras molestias.

Síntomas que suelen acompañar a la aparición de gases

Además de la típica expulsión de gases y hedor, la flatulencia puede ir acompañada de salpicaduras y gases en el estómago. Si estos síntomas persisten durante períodos prolongados, el perro también suelen sentir una presión excesiva en la zona abdominal y dolor.

Por lo tanto, es común que adopten una postura encorvada. Otra consecuencia de este cuadro clínico es la pérdida de apetito en muchos perros.

En casos más raros, el gas no puede salir del estómago y los intestinos. En esta situación, los gases se acumulan en el tracto intestinal y pueden causar rotaciones intestinales o estomacales peligrosas.

Estas rotaciones provocan calambres y dolor intenso. Para minimizar el dolor, los perros suelen adoptar la posición de oración. Si su perro permanece en esta posición, es una señal de advertencia. Por lo que debes llevarlo al veterinario con urgencia.

Es muy importante que pueda reconocer fácilmente la posición de oración. Para hacer esto, simplemente memorice los siguientes pasos:

  • Estira mucho sus patas delanteras.
  • Las patas traseras están en la posición normal de pie.
  • Está en esta posición durante mucho tiempo.

Sin embargo, la flatulencia a menudo se asocia con problemas de alimentación. Por lo tanto, muchos perros también pueden mostrar síntomas como diarrea, vómitos y pérdida de peso.

Diagnóstico de flatulencias en perros: ¿cuándo es el momento de acudir al veterinario?

Si su perro tiene gases de vez en cuando y no tiene ningún otro síntoma, no hay razón para preocuparse.

Sin embargo, si la flatulencia es persistente y el perro tiene otros problemas, debes llevarlo al veterinario.

Durante la consulta, explica los síntomas y los hábitos alimenticios de tu perro. Ésta es información muy importante, así que sea lo más preciso posible.

A continuación, el veterinario examina el estado general de su mascota. Puede ser necesario realizar un análisis de sangre o de heces. En ciertos casos, el veterinario también puede prescribir una radiografía o una ecografía.

¿Cuál es el tratamiento para la flatulencia?

En los casos en los que los gases no sean constantes o recurrentes, no es necesario realizar un tratamiento específico. Sin embargo, si la situación empeora, las siguientes medidas pueden aliviar su intolerancia:

  • Si su perro tiene fuertes molestias, puede ayudar a que los gases desaparezcan con un masaje abdominal y caminando.
  • En caso de que su perro tenga gases durante largos períodos de tiempo, los cambios en la alimentación suelen resolver el problema. Empiece con una dieta ligera, como pollo cocido con arroz y sin condimentar. Administre porciones pequeñas durante varias comidas. De esta manera puede aliviar el tracto gastrointestinal de su perro.
  • Las intolerancias o alergias alimentarias se resuelven fácilmente con una dieta especial. Sin embargo, no le des a tu perro una ración dietética sin antes hablar con el veterinario.
  • Si la flatulencia es el resultado de una enfermedad intestinal crónica, la administración de medicamentos alivia los síntomas.

¿Cúal es el pronóstico?

El pronóstico de esta condición depende mucho de la causa. Por ejemplo, si el problema subyacente es la intolerancia a los alimentos o una infección leve, el gas generalmente desaparece con tratamiento.

En casos más raros, el gas es consecuencia de una enfermedad grave. En estas situaciones, los perros suelen presentar otros síntomas, que suelen ser más graves.

¿Cómo puedo evitar que mi perro tenga gases?

En primer lugar, los perros necesitan una dieta equilibrada que se adapta a tus necesidades. Entonces, comience por leer la lista de ingredientes alimentarios de su perro. Preste atención a ingredientes como el gluten, el azúcar y la lactosa.

También preste atención a la ubicación de la comida de su perro. Por ejemplo, si el plato de comida es más alto, su perro traga menos aire mientras come.

También puede elegir un comedero anti-voracidad y distribuir la porción diaria de alimento en tres comidas. De esta manera, come más lentamente y no sobrecarga sus intestinos ni su estómago.

Durante las caminatas, nunca dejes que coma heces de otros animales o basura que haya en la calle. Esto evita la formación de gases en los intestinos y también evita que su perro contraiga parásitos internos.

Finalmente, revise las heces de su perro con regularidad. Por lo tanto, una infestación por parásitos internos se pueden detectar y tratar rápidamente.

Deja un comentario