Errores en la alimentación del Bulldog Francés en español

Introducción: Descubre los errores más comunes que se cometen en la alimentación del Bulldog Francés y cómo evitarlos. Aprende cómo brindar a tu mascota una dieta balanceada y saludable para garantizar su bienestar y prolongar su calidad de vida. ¡Sigue leyendo para obtener consejos útiles y únicos para cuidar la salud de tu Bulldog Francés a través de una alimentación adecuada!

No respetar las horas de comidas.

Es sumamente relevante que le brindemos a nuestro perro de raza frenchie una rutina de horarios de alimentación rigurosos. De esta manera, lograremos establecer un hábito saludable y prevenir posibles trastornos nutricionales causados por una alimentación descontrolada.

Al igual que los seres humanos, los perros necesitan tener una estructura en su día a día, incluyendo las comidas. Establecer un horario regular para alimentar a nuestro frenchie ayudará a mantener un equilibrio en su organismo y evitará que coma en exceso o de manera indiscriminada.

Es importante destacar que los trastornos alimenticios en perros no solo afectan su salud física, sino también su bienestar emocional. Un desorden en la alimentación puede llevar a problemas como la obesidad, la malnutrición o incluso enfermedades gastrointestinales.

Al tener horarios de comidas fijos, le estaremos enseñando a nuestro perro a esperar pacientemente su alimento en los momentos designados. Esto también ayudará a reforzar el vínculo entre nosotros y nuestra mascota, ya que estaremos estableciendo una relación de confianza y liderazgo.

Recuerda que la cantidad de alimento y la frecuencia de las comidas varían según la edad, tamaño y nivel de actividad de nuestro frenchie. Es importante consultar con un veterinario para determinar la dieta adecuada para nuestro perro, así como los horarios más convenientes para las comidas.

En conclusión, respetar los horarios de comidas de nuestro frenchie es fundamental para garantizar su salud y bienestar. Establecer una rutina de alimentación regular le proporcionará a nuestro perro una sensación de seguridad y nos permitirá controlar mejor su nutrición. No olvidemos que una buena alimentación es la base para que nuestras mascotas lleven una vida feliz y saludable.

No respetar el tiempo de comida

Sí, lamentablemente es una comodidad la de dejar el bol siempre lleno de comida por si tiene hambre, pero puede ser dañino para nuestro bulldog francés. Muchas veces nuestro perro no tiene hambre y termina comiendo por ansiedad o por angustia y lo puede llevar a sufrir sobrepeso u obesidad.

Por lo tanto, si bien muchas veces se nos hace imposible, es necesario cumplir con los horarios, cantidades y tiempo de las comidas. Una vez que ya ha terminado de comer, retirar el bowl hasta el próximo horario de ingesta.

No dejar tranquilo a nuestro bulldog francés cuando come

En muchas ocasiones, tendemos a querer asegurarnos de que nuestra mascota está comiendo correctamente y, por ende, nos ponemos a observarla detenidamente. Sin embargo, esta práctica no es recomendable, ya que puede generar distracción e interrumpir su ingesta.

Es importante tener en cuenta que nuestros bulldogs franceses, aunque parezcan adorables y tranquilos, siguen siendo animales. Al sentirse observados durante su comida, pueden percibirlo como una amenaza y creer que les vamos a quitar su alimento. Esto puede llevarlos a volverse agresivos o a comer con desesperación ante dicha amenaza.

Para evitar estas situaciones, se recomienda seleccionar un lugar tranquilo, solitario y cómodo para colocar el comedero de nuestra mascota. De esta manera, podrá concentrarse únicamente en la tarea de comer sin distracciones ni preocupaciones.

Recordemos que el bienestar de nuestros bulldogs franceses es primordial y, al garantizarles un ambiente adecuado para su alimentación, estaremos contribuyendo a su salud y felicidad.

Darle de comer a nuestro perro con la mano

Otro hábito perjudicial que debemos corregir es darle de comer a nuestro perro con la mano. Aunque puede parecer un gesto de cariño, esto puede tener consecuencias negativas para su alimentación y comportamiento.

Acostumbrar a nuestro perro a que siempre espere que seamos nosotros quienes le demos la comida puede llevar a que coma menos de lo necesario, lo que puede desencadenar un desorden alimenticio. Además, si desde cachorro generamos esta costumbre, ¿qué pasará cuando no estemos disponibles para alimentarlo manualmente? Es importante que nuestros perros aprendan a comer de manera independiente.

Por supuesto, existen algunas excepciones a esta regla. Por ejemplo, si nuestro perro está enfermo o si le queremos dar un alimento extra como una fruta durante el verano. Sin embargo, en general, es recomendable evitar darle de comer con la mano para fomentar su autonomía y garantizar una alimentación más equilibrada.

Darle de comer a nuestro frenchie en la mesa

Como ya mencionamos anteriormente, es importante encontrar un lugar tranquilo para que nuestro bulldog francés pueda comer con calma. Invitarlo a la mesa es un error en la alimentación que debemos evitar, especialmente si no es su comida balanceada, ya que esto puede llevar a problemas de sobrepeso.

Una desventaja de esta práctica, como mencionamos previamente, es que algún miembro de la familia puede ofrecerle comida de la mano, lo cual perturba su dieta. El acceso a la comida debe ser controlado. Si en algún momento es necesario darle las sobras, estas deben ser colocadas en su comedero luego de que haya terminado su alimento balanceado. Además, se debe restar la cantidad de las sobras de su ración diaria.

Además, al acostumbrarlo a recibir bocadillos en la mesa, estamos creando una costumbre difícil de eliminar. Siempre estará esperando recibir algo de comida de ti, tu familia o tus invitados cuando estén en la mesa.

Añadir complementos a su alimento balanceado para incitarlo a comer

Si le das a tu bulldog francés un alimento equilibrado, completo y con los nutrientes necesarios y recomendado por tu veterinario, nuestra mascota dejará de comer cuando se sienta satisfecho.

Si le añades ingredientes sabrosos como jamón, atún o queso, podrás incitarlo a seguir comiendo aun estando satisfecho. Esto se debe hacer en contadas y especiales ocasiones, como las que ya hemos mencionado, o para abrirle el apetito.

Pero, debes tener en cuenta que no debes tomar esto como una costumbre, ya que si no le agregas estos extras, es posible que tu bulldog francés no quiera comer. Es importante mantener un equilibrio en su alimentación y no depender de estos complementos para estimular su apetito.

Retirar el comedero mientras el perro está comiendo

Si perturbas a tu bulldog francés mientras está comiendo, lograrás estresarle y hacerle sentir agresivo y a la defensiva para proteger su alimento. Si deseas acostumbrarlo a que puedas acercarte a su comedero, hazlo de manera positiva, como agregarle más comida y hacerle entender que no representas una amenaza. Además, evita hacerlo con demasiada frecuencia, ya que ellos necesitan comer en paz.

Usar desmedidamente las golosinas

Sabemos que el bulldog francés es una raza a la que le gustan los dulces (son muy golosos). Y nosotros algunas veces nos podemos exceder en la cantidad de dulces para premiarlo o mimarlo. Utilizar la comida, o en este caso, las golosinas como medio para relacionarse con nuestro frenchie, puede llevarlo a engordar.

Si quieres mimarlo y relacionarte sanamente con tu mascota, puedes acariciarlo, jugar con él o enseñarle juegos u órdenes sencillas para afianzar la relación entre ustedes.

Malacostumbrar a tu perro con «comidas especiales»

Prepararle comidas especiales regularmente, como por ejemplo hacerle un sábado especial, o darle más cantidad de comida de la que come habitualmente, puede alterarle la dieta y la flora digestiva, lo que puede ocasionarle diarreas.

Si lo que quieres es premiarlo, llévalo a dar un paseo más largo de lo habitual o cómprale un juguete nuevo y dedícale tu tiempo, que es lo que más va a apreciar.

Es importante tener en cuenta que, aunque queramos consentir a nuestras mascotas, debemos evitar malacostumbrarlas con comidas especiales. Nuestros perros tienen necesidades nutricionales específicas y proporcionarles una dieta equilibrada es fundamental para mantener su salud.

Al darles comidas diferentes, ricas en grasas o ingredientes poco saludables, podemos causar desequilibrios en su sistema digestivo, lo cual puede llevar a trastornos como diarreas o vómitos. Además, malacostumbrarlos con comidas especiales puede generar problemas de conducta, ya que podrían asociar el recibir comida extra con comportamientos indeseados.

En lugar de consentirlos con comida, es mejor buscar otras maneras de premiar a nuestros perros. Podemos dedicarles tiempo de calidad, jugar con ellos, llevarlos a pasear o incluso enseñarles nuevos trucos. Estas acciones fortalecerán el vínculo entre nosotros y nuestras mascotas, y les brindarán estímulos y diversión sin poner en riesgo su salud.

Mantener una rutina y una dieta balanceada es esencial para el bienestar de nuestros perros. Si queremos recompensarlos, es mejor hacerlo de manera responsable y considerando sus necesidades específicas. Así, estaremos promoviendo su salud y su felicidad a largo plazo.

Usar la comida para complacer al perro

Uno de los errores más comunes en la alimentación de los perros, incluyendo al bulldog francés, es utilizar la comida como recompensa constante. Aunque su mirada única y encantadora puede hacernos ceder en ocasiones, es importante ser fuertes y evitar darle premios alimenticios a diario.

Los premios son efectivos cuando se utilizan de manera puntual y no como parte de la rutina diaria. Un bulldog francés bien alimentado generalmente no experimenta hambre más allá de su alimento regular.

No respetar las cantidades obligatorias de alimento.

Las cantidades sugeridas de alimento que figuran en los paquetes de comidas son meramente orientativas, y se deben adaptar a cada bulldog francés en particular y de acuerdo a la actividad física que realicen. Si tu perro no se queda con hambre y se mantiene en su peso; es que le estás dando la cantidad de alimento correcta. El que sabe asesorarte mejor es tu veterinario, así que consúltale ante cualquier duda.

Es importante tener en cuenta que las cantidades recomendadas de alimento no son una regla estricta y pueden variar dependiendo de diferentes factores, como el metabolismo de cada perro y su nivel de actividad física. Sin embargo, es esencial respetar las pautas de alimentación para asegurar una nutrición adecuada y mantener un peso saludable.

Algunos propietarios pueden pensar que dar más comida de la recomendada es mejor para su perro, pero esto puede llevar a un exceso de peso y problemas de salud asociados. Por otro lado, dar menos alimento del necesario puede hacer que el perro no reciba los nutrientes esenciales para su desarrollo y bienestar.

Es importante observar a tu bulldog francés de cerca y ajustar las cantidades de alimento según sus necesidades individuales. Presta atención a su nivel de actividad, su apetito y su peso. Si notas que tu perro está aumentando de peso o que no se mantiene en su peso adecuado, es posible que estés dando demasiado alimento. En este caso, es recomendable reducir las porciones e incrementar la actividad física.

Recuerda que cada perro es único y puede tener necesidades diferentes. Lo que funciona para un perro puede no funcionar para otro. Por eso, es esencial consultar con tu veterinario, quien podrá evaluar la condición física de tu bulldog francés, realizar recomendaciones personalizadas y responder a todas tus preguntas o inquietudes.

Cambiar la marca de alimento de un día para el otro

Cuando nos damos cuenta de que la marca de alimento que estamos dando a nuestro bulldog francés no le sienta bien, es importante consultar al veterinario para que nos recomiende otra marca que se ajuste a las necesidades de nuestro perro.

Lo recomendable es seguir dándole el alimento anterior durante unos días más y, de manera gradual, ir incorporando el nuevo alimento para que se vaya acostumbrando y evitar problemas digestivos.

Es normal que los bulldogs franceses, especialmente los cachorros, coman menos al principio, pero con el tiempo se acostumbrarán.

Es fundamental vigilar cómo le sienta el nuevo alimento y asegurarse de que no presente vómitos o diarreas. Ante cualquiera de estos síntomas, es importante consultar al veterinario de inmediato.

Recuerda que la alimentación adecuada es fundamental para el bienestar y la salud de nuestro perro. Siempre es importante seguir las recomendaciones profesionales y mantener una comunicación constante con el veterinario para garantizar el bienestar de nuestra mascota.

ÚLTIMOS ARTÍCULOS