Hipo en perros – Cómo quitarle el hipo a mi perro

El hipo no es exclusivo de los humanos. Singultus, el término médico para el hipo, también afecta con frecuencia a cachorros y perros adultos.

Las causas son generalmente inofensivas, aunque el hipo persistente también puede indicar una enfermedad grave.

Este artículo te presenta un resumen de las preguntas más importantes relacionadas con el tema: por qué los perros tienen hipo, cuáles son los motivos y cómo prevenirlos.

Para empezar, debes saber que si tu perro es un cachorro es bastante común que sufra de hipo. Los perros pequeños son los más propensos a esta leve molestia. Aunque es algo muy común, si notas que el hipo se repite o persiste constantemente , lo mejor es que vayas al veterinario para asegurarte de que no pase nada importante. Hay razas con mayor tendencia a padecer hipo como Chihuahuas, Pinschers y Golden Retrievers.

¿El hipo es peligroso para los perros?

Afortunadamente, y por regla general, el hipo es inofensivo tanto para los perros jóvenes como para los adultos. En cualquier caso, el fenómeno del hipo excesivo debe ser aclarado por un veterinario, ya que se pueden asociar enfermedades graves.

¿Cómo surge el hipo?

Observar la anatomía y fisiología del perro es un ejercicio útil para comprender cómo se desarrolla el hipo.

En la zona del cuello del perro surgen tres terminaciones nerviosas de distinta intensidad que unen la entrada al pecho formando un solo nervio.

El nervio frénico, también conocido como nervio diafragmático, se origina en el cuello, pasando por el corazón hasta llegar al diafragma. Una vez allí, se divide en varias pequeñas ramas y estimula las diferentes zonas musculares del diafragma.

Este músculo, ubicado entre el hígado y los pulmones, juega, como el enorme músculo que es y separa la cavidad torácica de la cavidad abdominal, un papel clave en el mecanismo de la función respiratoria canina.

Cuando se ejerce presión sobre el diafragma, por ejemplo, en situaciones en las que el estómago está lleno o el nervio diafragmático está irritado, se produce un reflejo.

Tanto el diafragma como los músculos respiratorios auxiliares se contraen involuntariamente, en espasmos de contracción y relajación involuntarias.

Al cerrar la glotis a través de las cuerdas vocales al mismo tiempo, la presión aumenta y el resultado es el típico sonido del hipo.

¿Por qué los perros tienen hipo?

En el caso particular de los cachorros, el hipo se produce porque tienen demasiado aire en el estómago.

De hecho, al amamantar a los perros jóvenes ocurre que tragan más aire de lo normal y el estómago se dilata, es decir, el hipo sirve para sacar el exceso de aire en el estómago. Es un reflejo protector.

Los perros adultos también pueden tener hipo: pero no te preocupes, las razones suelen ser inofensivas. Verá cómo la mayor parte del tiempo su perro simplemente habrá comido demasiado rápido o se sentirá ansioso.

Sin embargo, algunas enfermedades graves pueden desencadenar este fenómeno. Algunos ejemplos son:

  • Hernia de hiato (deslizamiento total o incompleto del estómago desde la cavidad abdominal hasta la cavidad torácica).
  • Inflamación del páncreas (pancreatitis).
  • La presencia de tumores del sistema nervioso u otros tejidos en las zonas del cuello o el tórax, que irritan y provocan un aumento de las dimensiones del nervio frénico.
  • Inflamación del nervio frénico (neuritis), el cerebro (encefalitis) o las meninges (meningitis).
  • Intoxicación (por drogas o por plantas tóxicas).

Si no se detecta ninguna explicación del hipo, el veterinario podrá realizar otros procedimientos con vistas al diagnóstico:

  • La presencia de masas, como tumores o abscesos, en el cuello, el pecho o el abdomen del perro que puede detectarse mediante un examen físico, es decir, con las manos. Si el animal muestra dolor al tacto, es probable que sea un signo de inflamación, como un absceso o incluso pancreatitis.
  • Las pruebas de diagnóstico por imágenes, como la ecografía o los rayos X, permiten la visualización de los órganos internos de los órganos. Por lo tanto, el veterinario tiene la oportunidad de localizar y evaluar mejor los cambios. De esta forma y en particular, los cambios de posición como la rotura del diafragma (hernia de hiato) pueden excluirse mediante estos métodos.
  • Se puede realizar una evaluación neurológica para esclarecer la existencia de trastornos del sistema nervioso. Para ello, el veterinario pone a prueba la motricidad y la percepción sensorial del perro, entre otros aspectos. Finalmente, el análisis del líquido cefalorraquídeo orienta al médico hacia la posibilidad de encefalitis.
  • Mediante un análisis de sangre es posible medir la cantidad de células inflamatorias y evaluar parámetros fundamentales de los órganos internos. Este examen es importante, por ejemplo, para aclarar una posible pancreatitis.

¿Qué medidas terapéuticas están disponibles?

En la mayoría de las situaciones, el hipo desaparecerá por sí solo después de un período corto. Por tanto, muy pocos casos requieren tratamiento y dependen en gran medida de la patología subyacente. Un episodio persistente de hipo se puede detener temporalmente anestesiando el nervio diafragmático con un anestésico local.

¿Es posible prevenir el hipo en los perros?

Si bien el hipo es inofensivo, no es agradable para su compañero de cuatro patas. Hay algunos trucos que puede utilizar para reducir la posibilidad de que ocurra este fenómeno:

  • Primero deberá evaluar las causas posibles más comunes para evitar que vuelva a ocurrir. Una de las razones más comunes del hipo es comer muy rápido. Si su mascota come con ansiedad y rapidez, será más propenso a tener hipo. Este hábito es especialmente nocivo porque podría tener peores consecuencias en el futuro, como la torsión gástrica.

    Si su mascota come muy rápido, deberá controlar su ingesta de alimentos. Por ejemplo, en lugar de solo darle una ración de comida al día, divide la ingesta en dos o tres tomas, así tu perro sufrirá mucha menos ansiedad y digerirá todo mejor. Si no estás en casa para darle varias raciones, puedes adquirir un alimentador automático y programarlo. También se recomienda no hacer ejercicio vigoroso antes o después de comer.

  • El resfriado es otro factor que provoca el hipo. En particular, los perros como el chihuahua tienden a perder los estribos con mayor facilidad y son más propensos al hipo.
  • Otra causa que puede provocar hipo es padecer una enfermedad. Para estos casos, lo más importante es acudir al veterinario y descartar cualquier tipo de afección.
  • Por último, factores como el miedo y el estrés en los perros también pueden desencadenar el hipo.

Observa a tu perro y toma las decisiones más lógicas. Si crees que el hipo es consecuencia del estrés por frío, la mejor alternativa es poner ropa de abrigo fuera y dentro de casa, procura cuidar tu temperatura corporal. Siempre debes tener diferentes áreas de la casa para descansar con una cama cálida y cómoda. Si su perro tiene mucho frío y lucha en el invierno, puede comprar una cama con calefacción que lo ayudará a controlar su temperatura. Otro consejo es que no hay corrientes de aire en la casa y si enciendes la calefacción, mantenla a una temperatura estable para tu perro.

Si no está seguro de la causa del hipo de su mascota, consulte a un veterinario para que le ayude a ver el problema y encontrar una solución.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

RAZAS MÁS BUSCADAS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

QUIZÁS TE INTERESE...