Bullmastiff

Bullmastiff es una raza que se encuentra entre las más jóvenes del mundo. Si hace unas décadas este poderoso gigante aterrorizaba a los animales del campo en su Inglaterra natal, lo cierto es que su lealtad y trato con los niños lo convirtió en un perro de familia. A pesar de esto, Bullmastiff forma parte del grupo de perros peligrosos.

Características y personalidad del Bullmastiff

Carácter y temperamento del Bullmastiff

Sin duda, Bullmastiff es un perro respetuoso. Su mirada atenta y su robusta estatura son un reflejo de su pasado como perro guardián, que no debe ser provocado por nada.

Hoy en día, afortunadamente, es notorio que has desarrollado tu sensibilidad, lo que significa que no atacará a personas ni animales sin razón. Esta particularidad, unida a una buena socialización y una educación constante desde temprana edad, convierten a Bullmastiff en un animal muy tranquilo, que se adaptará fácilmente a un hogar con niños.

Cuando se trata de los más jóvenes, es una raza dulce, a pesar de su tamaño. Gracias a sus nervios de acero y su fantástica confianza en sí mismo, raras veces es provocado por otros perros durante los paseos diarios.

Los ladridos son un rasgo inusual entre estos perros. Y si bien es un animal alegre, juguetón y de buen humor, por otro lado, no importa en absoluto descansar entre cuatro paredes. Cuando los propietarios no están en casa, optan por dormir la mayor parte del tiempo.

Con un temperamento equilibrado, este es un animal que también tiene un lado muy individualista. A veces, no cumple de inmediato con las solicitudes de su dueño y con órdenes que no tienen sentido para él, su tranquilidad puede convertirse en terquedad.

La obediencia ciega es algo que no se puede esperar de un Bullmastiff . Sin duda, esto se debe al hecho de que se trata de una raza a la que difícilmente se puede sobornar.

Su inteligencia y rapidez de juicio le hacen sentir igual al propietario. Sin embargo, son animales muy cercanos a la familia y leales en el día a día. Y a pesar de su autoestima, son perros bien dispuestos y cariñosos.

Por otro lado, el Bullmastiff es un perro que, al primer impacto, da a conocer su lado más sospechoso y lejano. Dado su juicio, suele ser preciso al identificar las intenciones de los humanos. Rápidamente permite que invitados inocuos se unan a la familia.

Los posibles intrusos, por otro lado, se dan cuenta rápidamente de que deben tener cuidado con un Bullmastiff. Incluso los estándares de raza de la FCI informan que su coraje es legendario. El pronunciado instinto protector de Bullmastiff es una característica intrínseca que no necesita desarrollarse.

Y, al igual que su instinto protector, también debe entrenar su sentido de la vigilancia. Su aguda nariz y orejas también son notorias desde su nacimiento.

Tanto visual como física y espiritualmente, la raza Bullmastiff es un animal completo, lo que lo convierte en un excelente perro guardián. Hechos que lo ponen en una lista de perros potencialmente peligrosos (categoría 2) en seis estados federales de Alemania.

Es fundamental brindarle educación y momentos de socialización desde una edad temprana con un dueño experimentado, con el fin de llevar su buen humor y tranquilidad a un primer plano y poner de fondo la imagen de un perro de pelea, lo que ciertamente no le hace justicia a un animal tan dulce y versátil.

Características físicas y apariencia de Bullmastiff

Pelaje y colores del Bullmastiff

En términos de colores, Bullmastiff viene en tonos de rojo, beige y jaspeado. En común, todos los animales de esta raza tienen un hocico negro, que se aclara cuando llegan a la zona de los ojos y que completa su cráneo de considerable dimensión.

Tamaño, medidas y crecimiento: peso y altura

Con una altura a los hombros que alcanza los 69 cm y un peso que puede llegar a los 60 kg en los machos, el Bullmastiff es, sin duda, un animal grande y macizo.

A pesar de su forma y peso compactos, esta no es una raza «pesada». Todo lo contrario: su cuerpo musculoso impresiona por su fuerza y ​​maniobrabilidad.

Otras características físicas del Bullmastiff

Su poderosa apariencia se completa con una estructura craneal cuadrada, resultado de orejas dobladas y levantadas, en forma de «v».

La frente de un Bullmastiff es arrugada,sin embargo, tan pronto como algo llama su atención, su frente pierde inmediatamente sus arrugas.

Este rasgo físico, que indica a los propietarios que algo interesante sucede a su alrededor, es una de las señas de identidad de esta joven raza.

También es impresionante su cuello, que es extremadamente musculoso. Su amplio pecho encaja perfectamente en las anchas patas delanteras.

Y aunque las manchas blancas no son deseables, de acuerdo con los estándares de razas de la FCI, están permitidas en el área del pecho.

Origen e historia del Bullmastiff

Teniendo en cuenta que Bullmastiff es una raza muy joven, cuya aparición se remonta al siglo XIX, su historia es bien conocida. A diferencia de otras razas que se desarrollaron a través de cruces algo aleatorios durante la Antigüedad o la Edad Media, esta se creó de una forma muy específica desde el principio.

A partir del cruce entre el viejo mastín inglés y el viejo bulldog inglés, los guardabosques del siglo XIX se prometieron a sí mismos el desarrollo de un animal de guardia que los protegería de los cazadores furtivos.

Aunque el robo era, en ese momento, un acto que se castigaba con la pena de muerte, en cambio, para muchas personas era visto como la única salida.

Los crecientes niveles de pobreza y, como consecuencia, la desesperación de estos ladrones, hicieron insostenible la situación de los guardabosques; no olvidemos que su profesión era proteger las tierras de los nobles.

Para escapar de la pena de muerte, algunos de los cazadores furtivos terminaron suicidándose. Los grandes perros de caza de la época, como el irlandés Lébrel, no realizaban las tareas de la forma deseada.

Su agresividad e impulso a la caza hizo que a menudo atacaran a los ladrones con tanta fuerza que terminaron muriendo a consecuencia de sus heridas. La ejecución pública de quienes atentaron contra la ley ya no pudo llevarse a cabo.

De esta forma, la existencia de un perro de gran estatura, que, en cambio, actuaba de forma controlada y valiente, era cada vez más urgente.

Mediante el cruce entre el mastín (alrededor del 60%) y el bulldog inglés (alrededor del 40%), este objetivo se logró rápidamente. A partir de parámetros de cría selectiva, se creó una raza poderosa y protectora, con todos los rasgos físicos y de personalidad previstos.

Más tarde, los Bloodhounds también se utilizaron en la cría, y el resultado fue un animal, cuya designación inicial fue «Nightdog del guardabosques», con un sentido más refinado y de la orientación.

En la víspera de Navidad de 1924, la nueva raza, llamada Bullmastiff , fue reconocida oficialmente por el Kennel Club inglés. El nombre de la raza es una unión entre el viejo mastín inglés y el viejo bulldog inglés, sus antepasados.

Con la mejora de la estructura social y las condiciones de vida en Inglaterra, el Bullmastiff ya no tiene sentido como perro guardián de los guardabosques. Gracias a su fantástico sentido de la orientación y su figura amenazadora, pronto se unió al cuerpo de policía inglés.

Lo mismo sucedió con las autoridades estadounidenses, quienes reconocieron los atributos de esta raza. Tanto en su país de origen como en tantos otros países, el leal y confiado Bullmastiff se convirtió en un estimado perro de familia y de compañía.

Creación y cuidados del Bullmastiff

El criador SE Moseley y su criadero Farcroft desempeñaron un papel importante en el logro de la popularidad mundial de Bullmastiff . Su tribu de Bullmastiff, «Farcroft Fidelity», se considera hoy como uno de los mejores representantes de la cría temprana de esta raza.

Gracias a su serenidad, sensibilidad y confianza en sí mismos, el trabajo de estos animales fue apreciado tanto en la policía, en los servicios ferroviarios como también como perros de rescate y perros guía.

Sin embargo, Moseley, el primer presidente de los «Clubes-Nacional-Bull-Mastiff-Police-Dog-Dog», no podía dejar de reconocer el potencial de este animal como perro de familia.

De esta forma, en 1925, la creación de una Bullmastiff familiar y las exposiciones partieron de lo que era un puro perro guardián.

Finalmente, después de la Segunda Guerra Mundial, Bullmastiff llegó a territorio alemán, donde comenzó a crearse de una manera más expresiva a partir de los años 70.

La responsabilidad de los estándares de la raza aún recae en Inglaterra, la tierra de origen de la raza.

El club alemán dedicado a los molossos (“Club für Molosser e. V.“) cuenta ahora con más de 300 socios, de los cuales unos 18 son reconocidos creadores de Bullmastiff. Los estándares de carrera de este club son bastante estrictos.

Solo los cachorros que, en esencia y apariencia, cumplen plenamente con los estándares establecidos, pueden usarse posteriormente como animales de granja. Los criadores de esta asociación también prestan especial atención a la salud de sus perros.

Como regla general, el Bullmastiff es un animal sano con un número manejable de enfermedades asociadas.

Al igual que otros molosoides, también forma parte del grupo de perros que padecen problemas de rodilla y cadera, así como otras patologías asociadas al movimiento y enfermedades del corazón.

La alimentación y dieta del Bullmastiff

¿Qué debe contener el pienso adecuado para el Bullmastiff?

Independientemente de la raza, todos los perros necesitan una dieta rica en carne. La comida para perros debe seleccionarse de acuerdo con el peso, la edad y las características del animal. En caso de duda, consulte con su veterinario.

Salud e higiene de un Bullmastiff

Cuidados para el pelo

El cuidado del pelo de un Bullmastiff es muy simple. Gracias a su pelo corto, suave y pegado a la piel, el cepillado ocasional es suficiente para eliminar posibles impurezas, como resultado de caminar al exterior.

Educación, adiestramiento, actividad física y comportamiento del Bullmastiff

La mayor parte del tiempo que puedas dedicar a tu Bullmastiff debe usarse en tu educación.

El carácter poco convencional de este compañero de cuatro patas, combinado con su poderoso físico y el hecho de que esté catalogado, en algunos países, como un perro de raza peligrosa, requieren de un dueño experimentado, que pueda ofrecerle una educación amorosa y constante al mismo tiempo.

La educación debe comenzar desde la madre y luego continuar con la nueva familia a lo largo de la vida. Una buena estrategia educativa es la subordinación clásica.

Sin duda, hará que tu Bullmastiff sea un fanático de las giras que consumen mucho tiempo. Teniendo en cuenta que no sienten mucha necesidad de moverse, estos animales pueden mantenerse en apartamentos, a pesar de su tamaño. Aún así, dos recorridos diarios son esenciales.

La verdad es que un perro estimulado física y mentalmente obedecerá más fácilmente los deseos de sus dueños.

Con el entrenamiento necesario y las recompensas suficientes, el ex perro guardián se convertirá en un miembro de la familia cada vez más cariñoso, que no solo estará dispuesto a protegerte, sino que te será leal durante toda su vida.

Artículo siguienteMastín

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

RAZAS MÁS BUSCADAS

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

QUIZÁS TE INTERESE...